¿Qué es lavado de dinero o Blanqueo de Capitales?

Qué es el lavado de dinero - Peniel Consulting

Muchas personas nos han escrito a nuestro formulario para consultarnos sobre cómo se define el delito de lavado de dinero y cuál es el alcance legal del mismo frente a las últimas regulaciones aprobadas sobre el tema.

Para explicar algo tan complejo, primero, comencemos por lo más básico y algo de historia: el delito de lavado de dinero es relativamente nuevo en los códigos penales. Su tipificación como delito fue producto de un esfuerzo conjunto de todos los países para frenar la financiación de las actividades del narcotráfico, sobre todo a partir de los años 80´s. En ningún código penal aparecía esta actividad ilícita como delito.

Lavado de Dinero

Hasta hace poco, este delito solo estaba relacionado al narcotráfico, específicamente con los dineros obtenidos producto de esa actividad, no obstante, la legislación se ha ido expandiendo hacia el dinero obtenido por venta de armas ilegales, trata de personas, venta de armas de destrucción masiva y últimamente, la evasión fiscal y en algunos países, los dineros procedentes de juegos de azar prohibidos y algunas otras actividades clandestinas.

En qué consiste el delito: en concreto es pretender introducir en el sistema financiero o hacer pasar por dinero obtenido de una forma lícita (comercio, ganancias lícitas, herencias u otras formas de ingreso) aquellos ingresos o activos obtenidos de manera ilícita en actividades descritas en el párrafo anterior. En sentido llano: hacer legal dineros o activos obtenidos de actividades ilegales.

Lavado de dinero, penalizado

Definición según el Código Penal de la República de Panamá.

Artículo 254. Quien, personalmente o por interpuesta persona, reciba, deposite, negocie, transfiera o convierta dineros, títulos, valores, bienes u otros recursos financieros, previendo  razonablemente que proceden de actividades relacionadas con el soborno internacional, los delitos contra el Derecho de Autor y Derechos Conexos, contra los Derechos de la Propiedad Industrial o contra la Humanidad, tráfico de drogas, asociación ilícita para cometer delitos relacionados con drogas, estafa calificada, delitos financieros, tráfico ilegal de armas, tráfico de personas, secuestro, extorsión, peculado, homicidio por precio o recompensa, contra el ambiente, corrupción de servidores públicos, enriquecimiento ilícito, actos de terrorismo, financiamiento de terrorismo, pornografía y corrupción de personas menores de edad, trata y explotación sexual comercial, robo o tráfico internacional de vehículos, con el objeto de ocultar, encubrir o disimular su origen ilícito, o ayude a eludir las consecuencias jurídicas de tales hechos punibles será sancionado con pena de cinco a doce años de prisión.

Origen

Un dato anecdótico sobre el tema es que comenzó a llamarse lavado de dinero porque en los años 30´s del siglo pasado, el líder de las bandas gansteriles de Chicago y Nueva York Al Capone comenzó a abrir lavamáticos en barrios humildes de clase trabajadora.

Como se trataba de una novedad en aquel entonces, muchos pasaban sin ocupación largas horas del día, mas siempre reportaban ingresos superlativos.

Las autoridades de Hacienda y la policía de Estados Unidos comenzaron a mirar con lupa esta actividad y dedujeron que dichas ganancias no eran producto de la operación legítima de los lavamáticos, llamados laundries en inglés, sino, provenientes de las múltiples actividades clandestinas a las que Caponne estaba dedicado.

Y allí surgió el término “lavado de dólares”. Y nunca más pudo separarse esa asociación imaginativa entre los lavamáticos y el dinero mal habido.

No obstante, no todo lo que aparenta ser lavado de dinero ante los ojos de la opinión pública realmente lo es. Quienes determinan qué es lavado de dinero y qué no lo es, son específicamente las autoridades judiciales de todo país y nadie más. No son los medios de comunicación.

Nadie está exento

Es sabido que para el narcotráfico y todas las demás actividades al margen de la ley, introducir su dinero al sistema y “lavarlo” es una necesidad consustancial con su delito. Por tanto, no hay empresa o negocio que pueda sentirse exento frente a este tema.

La mejor protección contra los tentáculos de las actividades ilegales es mantener actualizados los manuales de procedimientos, realizar auditorías de cumplimiento periódicas para evaluar el buen funcionamiento de todos los sistemas de gestión, detectar vulnerabilidades y contar con herramientas tecnológicas que te permitan reconocer cuando estás, por ejemplo, ante un PEP (Persona Políticamente Expuesta) o ante una posible infracción a las leyes.

¿Cómo proteger tu empresa o actividad comercial de este tema que podría manchar terriblemente la reputación comercial, la de sus directivos y llegar hasta comprometer la permanencia en el tiempo de tu negocio? Ese también es un tema arduo y complejo, pero puedes contar con nuestra experiencia y conocimiento en el tema para guiarte en ese proceso.

Ir arriba